Misión/Visión/Principios y valores

Misión

Somos una entidad educativa que sirve a Dios al proveer una excelente instrucción Cristo-céntrica, integral y diferenciada en español e inglés, que reta a desarrollar el máximo potencial a nuestra comunidad.

Visión

Ser un colegio líder en el uso de las mejores prácticas pedagógicas con una perspectiva bíblica, para estimular a nuestra comunidad a ser conformada a la imagen de Jesucristo en todos los aspectos de su vida.

Los Principios y valores del CBC:

1. Amor a Dios

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.” Marcos 12:30

Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” Romanos 12:1

Dios es el tesoro en nuestras vidas que no tendrá competencia alguna. Es nuestra causa, nuestro por qué; es nuestra pasión y motivación. Cuando hablamos de “amor a Dios” nos referimos a una apreciación, devoción y estimación de Dios sobre todas las cosas como respuesta de nuestro corazón ante la gracia y la misericordia divina a nuestro favor.

El amor a Dios deberá normar todo el pensamiento, conducta y acciones en el Colegio Bautista Cristiano. Regulará las actitudes de los profesores con los estudiantes para no hacer acepción de personas, con el objetivo de dirigirlos hacia el Señor en todas sus áreas. Regulará las actitudes de los estudiantes en cuanto a la honradez e integridad en sus estudios, su trato con los profesores, autoridades y demás. Regulará el trato de los padres hacia cada miembro de la comunidad.

Otras citas bíblicas: Salmo 27:4; Mateo 6:24; Mateo 22:37-38; Lucas 10:27; Lucas 18:18; Juan 14:15.

2. Autoridad de la Biblia

La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia.” Salmos 119:160

Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” Juan 17:17

Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” 2 Pedro 1:19-21

La Biblia es la revelación escrita de Dios. Esta es inspirada verbalmente por Dios en todas sus partes, sin error, completa y es la autoridad suprema y final para nuestra fe, vida y conocimiento. Por tanto, es verdad. La Biblia representa a Cristo mismo en Escritura, el Verbo de Dios. Su verdad es la autoridad final en todos los temas y aspectos de la vida. Ningún saber de los hombres es superior al de Dios. Ninguna filosofía es más perfecta ni mejor diseñada para el hombre. Ningunos principios son mejores para gobernar el pensamiento y la conducta del hombre resultando en sociedades más íntegras. Y lo principal es que en todas sus partes apunta hacia Jesús como el Salvador y Señor.

En un mundo relativista y secular, el hombre necesita de una autoridad absoluta y que trascienda los esquemas filosóficos humanistas; esa autoridad es la Palabra de Dios. Por tanto, la Biblia es la base de la educación cristiana y de nuestro programa de estudios. La Biblia no tiene todo el contenido académico, pero si nos lleva/llama a poder explorar todas las áreas.

Otras citas bíblicas: Números 11:23; Josué 1:8; Salmo 19:7-9; Salmo 119:160; Mateo 5:17-19; 2 Timoteo 3:15-17.

3. Excelencia

Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” Mateo 5:48.

a quien anunciamos, amonestando a todo hombre, y enseñando a todo hombre en toda sabiduría, a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre;” Colosenses 1:28

Y esto pido en oración, que vuestro amor abunde aún más y más en ciencia y en todo conocimiento, para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo” Filipenses 1:9-10

Sólo Dios es excelente. En Él no se encuentra defecto o falta alguna. Así como Dios es excelente, nosotros debemos aspirar a la excelencia con los talentos que Dios nos ha dado ya que los creyentes somos llamados a la excelencia en todo, porque servimos a Cristo, y es a Él a quien debemos imitar en primer lugar.

La excelencia es la disposición de la mente y corazón de vivir en este mundo y realizar todo tipo de actividad dando nuestro mejor esfuerzo para que Dios sea glorificado y engrandecido entre los hombres por nuestro testimonio. Es la búsqueda de la perfección en lo que somos y hacemos. Esto honra a Dios destacando a su Persona en nuestra forma y resultados.

Dios recibe la gloria de un resultado excelente dentro de las capacidades que él nos ha dado. La perfección es una cualidad de Dios y él se agrada cuando el hombre pone en ejecución su máximo potencial para lograr la excelencia trayéndole gloria a su Creador.

La educación cristiana debe tener las más altas expectativas en cuanto al currículo, el programa, los estudiantes, y los profesores, buscando de manera consistente el mejoramiento continuo y alcanzar el máximo potencial de cada estudiante conforme al plan de Dios.

Otras citas bíblicas: Génesis 17:1; Deuteronomio 18:13; Salmo 119:1: Proverbios 11:20; 2 Corintios 8:21; 2 Timoteo 3:17ª.

4. Obediencia

Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.” 1 Samuel 15:22

Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos.” Romanos 13:1-2

Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes. Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;” 1Pedro 5:5-6

Todas las personas estamos bajo autoridad, por tanto todos debemos obedecer a alguien. Cada actor de nuestra comunidad educativa debe someterse voluntariamente a las autoridades que Dios ha puesto sobre él. De igual manera, las personas de la comunidad que están en autoridad sobre otros, deberán mostrar un liderazgo Cristo-céntrico, caracterizado por el amor, la misericordia, la justicia y la verdad del Señor Jesucristo.

La obediencia es la expresión más clara de nuestra entrega al Señor. Obedecer a todas las autoridades que podamos tener sobre nosotros es demostración de nuestra sumisión a Dios. Dios estableció mandamientos y principios para que vivamos en una sociedad ordenada pues él es Dios de orden y no de confusión. Porque Dios ha establecido toda forma de autoridad, nuestro respeto y sumisión voluntaria debe extenderse a estas.

El respeto a todas las personas muestra un corazón humilde. Esto hace que todas las relaciones interpersonales mejoren. En un colegio, todos los actores se deben respeto mutuo. Si un estudiante respeta una autoridad, le obedecerá y honrará. Si una autoridad respeta con amor a su subalterno y/o a su estudiante, le tratará de una manera justa, misericordiosa y digna, recordando que él mismo está bajo la autoridad y mirada del Señor. Esto traerá honra al Señor y ayudará a la propagación del evangelio.

En algún momento cada persona tendrá responsabilidad para mandar. El que no aprende a seguir instrucciones no sabrá dar instrucciones; el que no aprende a seguir, no sabrá dirigir; el que no aprende a obedecer, no sabrá mandar. Nuestras sociedades están diseñadas por Dios para tener niveles de autoridad. Aún Dios el Hijo estuvo sujeto a Dios el Padre. Los niveles de autoridad son para dar orden y decencia a nuestras vidas.

El respeto nos define como sociedad educada, obedecer es una señal clara de respeto. Es de mucha importancia que nuestros estudiantes salgan al mundo para hacerlo mejor y no que sean de impacto negativo a la sociedad. Es importante que nuestra comunidad aprenda a reconocer la supremacía y autoridad de Dios en nuestras vidas reconociendo las autoridades humanas que Él nos ha establecido. Otras citas bíblicas: Lucas 7:7-9; Colosenses 3:20,22; 1 Timoteo 2:1-3; Romanos 13:1-7; 1 Pedro 2:13-14,17.

5. Colaboración

de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” Efesios 4:16

El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración; compartiendo para las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad” Rom 12:9-13

La colaboración se refiere a un espíritu empático y sensible a las necesidades que quienes nos rodean. Es la disposición de corazón de poner nuestras habilidades, ideas, esfuerzos y recursos en favor de propuestas y proyectos en nuestro entorno, con el fin de ayudar a alcanzar las metas y propósitos establecidos. Muestra una actitud de servicio desinteresado hacia toda actividad que contribuya con el desarrollo y bienestar de cualquiera de los actores dentro de la comunidad educativa.

Dios nos hizo como seres sociales. Necesitamos vivir los unos con los otros. En una sociedad deberá haber colaboración en todos los aspectos. El amar al “prójimo como a ti mismo” es base para la colaboración. El espíritu de autonomía es pecado; es rechazar a los demás a los que Dios te envía para servir. El estudiante deberá interesarse por colaborar con los demás para gloria de Dios. Juntos podemos alcanzar más y mejores objetivos.

La colaboración es la evidencia de que amamos y nos sentimos por el prójimo y ayuda con la integración y logro de los objetivos del Colegio Bautista Cristiano, creando un ambiente apropiado de integración entre los miembros de la comunidad.

Otras citas bíblicas: Eclesiastés 4:9-12; Gálatas 5:13; 1 Juan 4:7.

6. Orden

pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz… pero hágase todo decentemente y con orden.” 1 Corintios14:33, 40

El orden es la planificación y organización sistemática con criterios bien definidos del espacio, los recursos y tiempos necesarios para el logro de los fines o metas establecidas. Es la cualidad del carácter que procura la planificación de antemano de cuanto se busca realizar, de disponer los recursos de acuerdo a prioridades, de invertir el tiempo en actividades de valor, de colocar cada elemento físico en un lugar tal que estén disponibles para cualquier necesidad.

El orden es un reflejo de la Persona de Dios. Cada aspecto de la creación tiene orden desde el mismo inicio. Dios creó el universo en orden y con orden. El día primero creó la luz; cerró su creación de ese día. Todo lo que creó el día dos y cada otro día estuvo relacionado. Cada parte de aquello que fue creado tiene orden en sí mismo. Todas las leyes naturales en cada parte del universo son ejemplo de este orden.El estudiante deberá aprender a tener orden en cada área de su vida: limpieza, horarios, higiene personal, instrumentos de trabajo o estudios y demás.El docente, el personal administrativo y el de apoyo, deberá regirse por este principio que es parte de la naturaleza divina.

Todos tenemos habilidades diferentes que deben ser puestas al servicio del Señor, en un ambiente de decencia y orden a fin de que la comunidad educativa sea realmente eficiente y marque una diferencia para Cristo en nuestro país. El orden es el vehículo donde podemos transportar todo lo que deseamos enseñar a nuestros estudiantes.

7. Servicio

Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.” Mateo 10: 43-44

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio,sino cada cual también por lo de los otros.” Filipenses 2:3,4

Es la disposición de nuestro corazón para realizar acciones que vayan en beneficio de los demás, como reconocimiento humilde de que primero nos debemos a Dios y luego a los demás, y de que existimos, no para ser complacidos y gratificados, sino para ser de bendición a otros. Es poner en ejecución los talentos, dones y habilidades con los cuales Dios nos ha dotado para el bien de una comunidad y la gloria de Dios.

El servicio en humildad nos da el sentido correcto que debemos tener como criaturas, hijos y siervos de Dios y la visión que tenernos de los demás. Debemos enseñar a nuestros estudiantes a realizar los servicios y hasta sus hazañas con humildad pues todo lo que hacemos o logramos es don de Dios y no por nuestro propio mérito. Debemos enseñar que Dios es quien nos brinda su misericordia en las cosas que logramos como triunfos. Que siempre estén dispuestos a servir, pero con un corazón correcto delante del Señor.